domingo, 9 de abril de 2017


Gaviotas


Estas pequeñas aves marinas se reúnen a veces en las playas, en no muy grandes cantidades, a descansar quizás. Permanecen paradas sobre sus finas y ágiles patas dando cara al mar, mirándolo fijamente como viejos marineros que añoran, desde el sosiego de los malecones, quién sabe qué puertos. De pronto, pareciera que algo las inquieta y, como buscando la salvación, vuelan desesperadamente hacia su verde magnitud.

Pese a estar siempre en grupos, permanecen ocluidas en su soledad pues, al menos aparentemente, ignoran la presencia de sus compañeras, y es así como tan solo cambian algunas pocas palabras entre ellas. Todo hace suponer que existe una sola verdad y una sola preocupación en su mundo.

Remontan, de tanto en tanto, pequeños vuelos sobre el grupo, para luego posarse nuevamente y terminar así con lo que esto tuvo de desconcertante, siempre con la mirada detenida en su sentido magnífico. A veces vuelan en dirección contraria, pero estos vuelos son intrascendentes. De inmediato todas, a pasos cortos y donosos, se acercan hasta la proximidad mayor que las olas les permiten, cerciorándose de que el mar no las ha abandonado aún. 

Cuando divisan o presienten -pues aún no se ve- algún barco en el horizonte, se lanzan a un vuelo irreductible.

Indudablemente, la costa es circunstancial para ellas.


Francisco Urondo, "Historia antigua", Obra poética. 

domingo, 2 de abril de 2017


Point Adis, mi playa-paraíso 



                                                            "Ningún orgullo en el genocidio"
                   Porque este país, como el nuestro, nació de un genocidio de los pueblos originarios



El fiel representante de este extraño país




Con el bello Francis y Frida en mi cumpleaños